Los inventarios de crudo han caído más de lo esperado durante la pasada semana. En concreto los inventarios se han reducido en 6,0 millones de barriles, hasta 367 millones. La cifra es superior a las previsiones de los expertos, que esperaban una reducción de 2 millones de barriles.

Se trata de la tercera semana de descensos, lo que sitúa los inventarios en su nivel más bajo desde el pasado mes de enero, según los datos de la EIA.


Fuente: EIA


También ha sorprendido el fuerte descenso de la demanda de gasolina. En concreto, el consumo ha caído alrededor de 570.000 barriles al día, alrededor de un 6,1%. Se trata de la mayor caída de los últimos ocho años.

Los expertos creen que la evolución del precio del petróleo de la jornada de hoy ha estado más ligada a las palabras de Bernanke que al propio dato de los inventarios. Una retirada de prematura de los estímulos de la Reserva Federal podría traer aparejada una caída de la actividad económica, lo que afectaría al consumo y al precio de los combustibles. (Ver: Bernanke no decepciona)