Los precios del petróleo franquearon por primera vez el umbral de los 127 dólares el barril en Nueva York, concretamente hasta los 127,43 dólares, un alza alimentada por los temores sobre la oferta y el vigor de la demanda china.