Aunque la Fed mantiene abiertas las puertas a un nuevo recorte del precio del dinero, las palabras de Bernanke lejos de tranquilizar al mercado devolvieron el color rojo a las cotizaciones americanas. Y por si fuera poco, hoy era el ex presidente de la Reserva Federal quien añadía leña al fuego. Alan Greenspan aseguró que la economía estadounidense está al filo de la recesión y que seguirá así hasta que se estabilicen los precios de las viviendas
. Los inversores no han podido encontrar sosiego en los datos macroeconómicos conocidos hoy, la actividad manufacturera cayó más de lo esperado, hasta los -11,7 puntos, sobre pasando en más de cinco puntos lo que los expertos habían anunciado. La confianza de los consumidores de Michigan por si fuera poco, cayó en febrero hasta los 69,6 puntos desde los 78,4 de enero cuando los analistas esperaban un descenso más pequeño, hasta los 76 enteros. Tampoco llegaron buenas noticias en relación con las importaciones, los precios de los productos importados americanos crecieron un 1,7%, más de lo que el mercado esperaba. Gráfico Dow