El paro en Reino Unido aumentó en mayo por cuarto mes consecutivo y elevó la tasa una décima, hasta el 5,3% de la población activa, según informó hoy la Oficina Nacional de Estadística, que cifra en 9.000 personas el incremento de desempleados el pasado mes, hasta los 819.300. Según los expertos, el mercado laboral británico comienza a experimentar los efectos de la crisis económica, como prueba el incremento de los demandantes de empleo de los 6.700 previstos para mayo hasta los 9.000 que finalmente registraron las oficinas.