Una comisión del Parlamento del Reino Unido ha acusado al grupo alimentario estadounidense Kraft Foods de actuar de forma "irresponsable" e "imprudente" al cerrar la fábrica de Somerdale, en contra de lo prometido inicialmente, cuando adquirió el fabricante de chocolates británicos Cadbury Inc., según informó hoy la institución en un comunicado. El informe de Comité de Negocios e Innovación cree que está decisión ha dañado la reputación de la empresa en el Reino Unido y ha empeorado la relación del grupo estadounidense con los empleados de Cadbury.