El oro vuelve a actuar como valor refugio. Apenas una hora después de que Bernanke haya aplazado hasta septiembre la adoptción de nuevas medidas de estímulo, el metal sube más del 2% y regresa a los 1.800 dólares.

Los futuros del oro suben este viernes, ayudados por la caída del dólar y tras el discurso del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que no ha anunciado nuevas medidas de estímulo y ha asegurado que la variedad de opciones se discutirán en la próxima reunión de la Reserva Federal de septiembre.

El oro para entrega en diciembre sube un 2,1% hasta los 1.800 dólares la onza en en la Bolsa Mercantil de Nueva York