Un conjunto de fundamentales subyacentes positivos está atrayendo el interés de los inversores hacia el oro, que ha marcado un nuevo máximo a primera hora de sesión en Europa, arrastrando tras de sí a otros metales preciosos.  El oro al contado llegó a cotizarse a 1.132,72 dólares por onza troy tras las subidas casi sin interrupción de las últimas semanas.  Los inversores siguen sintiéndose atraídos por la combinación de la debilidad del dólar y el continuo riesgo que ello conlleva.  Por su parte, la plata está en máximos de cuatro semanas de 17,86 dólares  por onza, el platino avanzaba a un máximo de 14 meses de 1.411,50 dólares por onza.