El oro sigue imparable y se sitúa ya por encima de los 1,373 dólares tras cerrar un 0,56% más caro de lo que lo hizo ayer.
 
El oro sigue como refugio por las dudas que la economía global sigue despertando en los inversores. La cifra de cierre de hoy se sitúa por encima del medio punto porcentual de repunte y sitúa al metal precioso en los 1.373,25 dólares.

La volatilidad de los mercados de renta variable, junto con la caída del dólar, está sirviendo de impulso a la cotización del metal que está, de nuevo, en valores de récord.