El oro tocó es su mayor precio en casi tres meses al actuar como refugio ante la incertidumbre financiera y las caídas bursátiles. El oro al contado se negociaba a 972,65 dólares la onza en Nueva York, frente a los 955,85 dólares por onza del martes. El metal precioso reaccionó así a la combinación de un dólar débil, a las compras técnicas y a un comportamiento sin mayores cambios en los mercados bursátiles.