El oro lograba mantener las alzas por encima de los 1.380 dólares la onza.
En cambio, el volumen de negocios del oro disminuía de cara a los festivos navideños. Pero el metal apuntaba a anotar su primer aumento semanal en tres semanas ya que obtenía respaldo en las preocupaciones acerca de la deuda soberana de la zona euro.