Las acciones de Vueling han llegado a repuntar más de un 30 por ciento en su regreso a la cotización, después de confirmarse que absorberá su rival de bajo coste Clickair, controlado por la aerolínea de bandera Iberia. Pasado el primer impulso, los repuntes se estabilizan en torno a un 15-20 por ciento para la compañía presidida por Josep Piqué. Mientras, Iberia comenzaba la sesión en negativo (-0,7 por ciento), pero ha ido remontando terreno hasta lograr incluso darse la vuelta hacia los números azules. Los analistas ven la integración de las dos compañías de bajo coste de manera positiva aunque era una noticia esperada tras las recientes pistas facilitadas por sus ejecutivos. Estiman que la unión mejorará la disciplina en materia de precios y se evitará una guerra de precios entre ambas compañías.
Además, según los analistas de BPI, la unión debería mejorar la eficiencia con una reestructuración significativa de rutas, algo que será bienvenido en el actual entorno de deterioro económico, y el nuevo grupo podrá competir mejor contra otras aerolíneas de bajo coste como Ryanair o Easyjet, y también con el AVE. Sin embargo, el broker luso no puede alcanzar conclusión alguna en el apartado financiero porque las compañías no han dado muchos detalles en este sentido. Iberia y Vueling señalaron simplemente que en la ecuación de canje se asignará el mismo valor a ambas compañías, aplicando el mismo número de acciones emitidas por cada una de ellas. Vueling absorberá Clickair y ampliará capital para dar entrada a Iberia, que será el socio industrial de referencia del nuevo grupo, en el que también estará Nefinsa --controlada por la familia Serratosa--. La familia Lara, los Serratosa e Iberia se han comprometido a mantenerse en el accionariado durante al menos dos años. Según se publica, Iberia tendrá un 45% de la aerolínea resultante, Hemisferio (Lara) tendrá un 15% y Air Nostrum --que actualmente tiene un 20% de Clickair--una participación algo superior al 10%.