El mayor productor de acero de china, Baoshan Iron & Steel (Baosteel), comprará activos por valor de 1.938 millones de dólares (1.322 millones de euros) para satisfacer la demanda de los armadores chinos. La compañía con sede en Shanghai planea vender bonos convertibles a seis años por valor de 1.356 millones de dólares (925 millones de euros) para financiar la operación. China, primer productor mundial de barcos por número de pedidos, está construyendo más astilleros para superar a Corea del Sur, también en la categoría de naves terminadas, a quien espera adelantar en 2015.