El índice ISM de servicios subió en septiembre hasta los 50,9 puntos, desde los 48,4 puntos de agosto. De esta forma, además de superar las previsiones de los analistas, deja atrás la contracción, recupera el crecimiento y alcanza máximos desde mayo de 2008.