Por primera vez en cinco años, el índice de precios al consumo (IPC) suizo ha caído en marzo un 0,3 por ciento respecto al mes anterior, informó hoy la Oficina Federal de Estadísticas. Con ese dato, la inflación interanual se ha situado en negativo, con una baja del 0,4 por ciento, algo que no ocurría desde marzo de 2004. La inflación en febrero pasado se situaba todavía en un +0,2, tanto en su variación anual como mensual, y en marzo de 2008 la interanual llegaba al 2,6 por ciento. El retroceso en el IPC se atribuye, sobre todo, a la evolución negativa de sectores clave como la energía (productos petroleros) y la vivienda