El Índice de Precios al Consumo (IPC) de Estados Unidos cayó en marzo un 0,1% respecto al mes anterior, con lo que la tasa interanual se sitúa en el -0,4%, por debajo del 0,2% de febrero. La tasa subyacente del IPC, en la que no se incluyen energía y alimentos, se elevó en febrero un 0,2% respecto al mes anterior y la tasa interanual se mantuvo en el 1,8%. En ambos casos el aumento está una décima por encima de las previsiones.