Una vez más los datos macroeconómicos alemanes apuntan a una recuperación de la primera potencia económica europea. Respecto al IPC, que había encadenado numerosos meses con tasas interanuales en negativo, ha conseguido resurgir y ha alejado, por fin, los temores a la deflación.

La economía germana sigue dando muestras de recuperación tras haber confirmado su salida oficial de la recesión con un crecimiento del PIB del 0,3% en el segundo trimestre en tasa intertrimestral.