El IFO alemán de confianza empresarial cayó en agosto hasta los 94,8 puntos, frente a los 97,1 previstos; peor de lo esperado. El último dato IFO se sitúa en la tasa más baja desde septiembre de 2005.