Siguen las negociaciones en torno a Chipre. Sin solución a la vista, el país continúa frente a frente con el FMI, el BCE y la Comisión Europea. Hoy debe votar en el parlamento las medidas exigidas por los socios europeos, cuyas medidas van focalizadas a aplicar un impuesto confiscatorio a los depósitos bancarios. De hecho, se perfila una quita en torno al 40% para los depósitos de más de 100.000 euros, según publicaba esta mañana El economista.
A la espera de ver si finalmente abren los bancos el próximo martes, lo cierto es que el Banco Central de Chipre ha presentado medidas para reestructurar al sector, fusionar entidades, crear un banco malo e intentar salvar a la segunda entidad del país.

Los mercados, bajo ese prisma de incertidumbre, cerraron con caídas del 0.2% que llevaron al Ibex35 a los 8.329 puntos. Una penalización que no empaña la estructura alcista de largo plazo, a juicio de los expertos. Sara Carbonell, responsable de fidelización de clientes de CMC Markets reconoce que la resistencia a tener en cuenta “con los 8600 puntos. Y si rompiera esa zona, podría iniciar una clara tendencia alcista”. Aunque de momento no ve clara su superación.

Entre los valores que más cayeron en la sesión, ArcelorMittal y Gas Natural, que retrocedieron más del 2% con lo que el próximo lunes comenzarán a cotizar desde los 10,40 euros y l os 14,69 euros por acción. A pocos pasos, algunos de los grandes: BBVA retrocedió un 0.9% - hasta los 7,29 euros- mientras que su homóloga cántabra retrocedió en torno a un 0,8%, sus títulos cerraron la semana en los 5,59 euros.

En positivo, BME y Sacyr Vallehermoso lideraron la jornada. El operador de la bolsa española se animó con un 1,8% de revalorización, hasta los 19,42 euros. Por su parte, la constructora comenzará el próximo lunes a cotizar desde los 1,51 euros, tras un avance del 1,6%. Telefónica fue el único valor, de los grandes, que consiguió cerrar en positivo y, al ritmo del 0.48% cerró en los 11.43 euros por acción.