El Ibex sube un 0,3% en la apertura hasta los 11.551 puntos en una jornada de gran intranquilidad y nerviosismo por la situación asiática y con la vista puesta en la reunión del BCE, por la expectación generada sobre su política económica y la posibilidad de seguir subiendo tipos para controlar la inflación.
El Ibex sube un 0,3% en la apertura hasta los 11.551 puntos en una jornada de gran intranquilidad y nerviosismo por la situación asiática y con la vista puesta en la reunión del BCE, por la expectación generada sobre su política económica y la posibilidad de seguir subiendo tipos para controlar la inflación.