El parqué madrileño pronunciaba su caída hasta perder un 3,57%, que situaba al Ibex 35 en el nivel de los 10.500 puntos, la cota más baja desde mediados de agosto, ante el miedo y la incertidumbre sobre la economía española. Las palabras del presidente del Banco Santander, Emilio Botín, que aseguró hoy que España y Grecia no son países comparables, no calmaron los ánimos de los inversores que, alentados por el temor a un nuevo varapalo, se lanzaron a deshacer posiciones.