Los inversores recogen beneficios temiéndose lo peor. Los cruciales datos de desempleo españoles no han sido buenos y tampoco se espera mucho de los que esta tarde publique EE.UU.. Con la mosca de una posible recesión detrás de la oreja, el Ibex 35 cae un 1,41% hasta los 8.637 puntos con los bancos hundiéndose en la parte baja. En el mercado de divisas el euro cede con fuerza a los 1,42 dólares y, en el de materias primas, el barril de Brent también cae a 114,03 dólares.


La alegría contenida de estos días ha terminado por desmoronarse de la mano de los fatídicos datos de empleo. En España el paro subió en 51.185 personas en el mes de agosto, hasta los 4.130.927 millones de personas. Además, esta tarde se conocerán en EE.UU. los cruciales datos del mercado laboral y, según Jesús Sánchez Quiñones, director de de Renta 4, "se espera que el dato de empleo de EE.UU. no sea especialmente positivo". Esto añade más fuego a la hoguera de una posible recesión internacional y anima a los inversores a recoger beneficios.

Así pues, entre los valores más castigados y que, en especial, arrastran al Ibex 35, se encuentran los grandes bancos. Santander pierde un1,83% y BBVA un 1,89%. Sólo dos valores superan estas caídas, Gamesa (2,09%) y ArcelorMittal (2,26%), que continúan con su vía crucis de pérdidas iniciado en agosto.

En la parte alta, pero también teñidos de rojo, OHL (0,36%), REC (0,58%) y Amadeus (0,58%).

En el grupo de los blue chips, Telefónica cae un 1,34%, Iberdrola un 1,27% y Repsol (0,63%).

En el Mercado Continuo…
Escasos valores se salvan de la quema. Cleop canta victoria con una subida del 9,80% tras adelantar unas positivas previsiones de ventas para el segundo semestre, tras anunciar sus expectativas de ventas del segundo semestre, durante el cual espera aumentar éstas un 10%, Europa & C suma un 6,98% y Adolfo Domínguez un 6,80%.

Al otro lado las caídas más pronunciadas las experimentan Ezentis (5,41%), Azkoyen (4,01%) y Realia (3,49%).