La renta variable española afronta la sesión con aires bajistas. El Ibex 35 cede un 0,81 por ciento y se coloca en los 12.712 puntos arrastrado por los pesos pesados y por las constructoras. El mercado acoge a con descensos la retórica de línea dura del presidente de la Reserva Federal, que reforzó la perspectiva de que la Fed ha puesto fin a su campaña de recorte de tipos y comenzará pronto a elevar el precio del dinero para combatir la inflación. En el mercado de divisas sube el billete verde, de manera que el cambio euro/dólar se coloca en las 1,5577 unidades, mientras que el petróleo da un leve respiro. El futuro del crudo ligero estadounidense retrocede hasta los 134,38 dólares, aunque los expertos aseguran que la tendencia sigue siendo alcista.
Esta moderación del precio del crudo no sirve, de momento, como parche, a pesar de tranquilizar un tanto a unos inversores preocupados por los efectos de un petróleo caro sobre el consumo de las familias. De otro lado, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha señalado que los factores que han sumido a Estados Unidos en una crisis económica comienzan a diluirse. En otras palabras, que lo peor habría pasado, pese al brusco aumento en el desempleo. Pero las dudas persisten y se traducen en falta de firmeza en las decisiones, en volatilidad y, en ventas que afloran sobre todo entre los pesos pesados. Lehman pesa sobre los bancos La confirmación por parte del cuarto mayor banco de inversión de EEUU, Lehman Brothers, de su mala situación financiera se deja notar sobre los bancos españoles en la apertura. En el segundo trimestre ha perdido más de 2.800 millones de dólares, las primeras pérdidas trimestrales en la historia de la entidad desde su salida a Bolsa. Así, el BBVA cede más de un 1 por ciento, mientras que el Santander cede un 0,81 por ciento, aunque la entidad más castigada es Banesto, al recortar un 1,43 por ciento. Por su parte, el Popular baja un 0,6 por ciento, un día después de dispararse tras confirmar el inversor indio Ram Bhavnani a la CNMV su petición de superar el 5 por ciento en el capita de la entidad. Un porcentaje similar al que baja Acerinox, después de que Exane BNP haya revisado a la baja su consejo sobre el fabricante de acero desde neutral hasta infraponderar. Si nos fijamos en el resto de grandes del Ibex 35, las acciones de Telefónica se dejan un 0,75 por ciento y las de Repsol YPF un 0,94 por ciento. Pero las suyas no son, ni de lejos, las acciones más castigadas en los primeros compases de la jornada, sino las de BME. El gestor de las cuatro bolsas españolas retrocede en la apertura un 2,5 por ciento, seguido por compañías del sector inmobiliario-constructor como Sacyr Vallehermoso (-1,84 por ciento) o FCC (-1,60 por ciento). Por el lado de las alzas, tan sólo Iberdrola escapa a los números rojos dentro del selectivo del continuo, al sumar un 0,11 por ciento.