El Ibex 35 cierra con una revalorización del 2,83% en los 7.823 puntos. Los inversores parecen haber vuelvo al mercado en masa al olor de las rebajas de precios, y más aún en los bancos, sector que más gas ha aportado hoy al selectivo español. Además, en el mercado de renta fija, la prima de riesgo se ha relajado considerablemente hasta los 309 puntos básicos y la rentabilidad del bono español ha vuelto a colocarse por debajo del 5%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro-dólar cede a 1,29 unidades.


Esta mañana el Ibex 35 comenzaba la sesión con dudas, jugándose incluso los 7.600 puntos, para cerrar en una situación completamente distinta: consolidándose por encima de 7.800 puntos y retornando al rango lateral en el que llevaba todo el año moviéndose (8.700-7.800 puntos). Los avances del selectivo han estado potenciados sobre todo por el sector bancario –sector que más había caído con el último envite del mercado-. Así pues, Popular se ha revalorizado un 3,22%, Sabadell un 1,11%, BBVA un 3,61%, Santander un 3,74%, CaixaBank un 2,65% y Bankinter un 7,31%. Ésta última entidad ha firmado la sesión en los 2,79 euros, al calor de una mejora de recomendación por parte de Citi, casa que ha pasado a recomendar comprar el valor mejorando su precio objetivo en un 65%, desde los 1,93 a los 3,20 euros. (Ver: Bankinter se dispara al calor de una mejora de recomendación)

Sólo Sacyr, el ‘Ave Fénix’ del Ibex 35, ha logrado superar las subidas de Bankinter con una revalorización del 8,11% hasta los 2,37 euros. (Ver: Sacyr, REE y Amadeus. Rentabilidad frente a las embestidas del mercado)

Sólo dos valores han terminado la sesión en negativo: FCC (0,11%) y ArcelorMittal (0,07%).

En el grupo de los blue chips, Telefónica se ha revalorizado un 2,81%, Iberdrola un 3,21%, Inditex un 1,90% y Repsol un 1,86%.

En el Mercado Continuo…
El protagonista de la sesión ha sido Sniace. La compañía ha cerrado con un desplome del 33,44% en los 0,20 euros y, es que, la CNMV no ha suspendido la cotización a pesar del fuerte castigo causado por la presentación del pre concurso de acreedores. De lejos le ha seguido Urbas, con una caída del 9,09%. La constructora no sale de mínimos históricos y cotiza al menor precio permitido en la bolsa española, 0,01 euros.

Los avances de Sacyr (8,33%) sólo han sido superados por los de la inmobiliaria Realia (8,33%).