Pisó el freno en los últimos minutos de negociación pero el Ibex 35 no consiguió cerrar por encima de los 9.000 puntos. Con una caída del 0.9%, el selectivo comenzará mañana a cotizar en los 8.943 puntos. El sector financiero - con especial ahínco BBVA- actuó como principal lastre del mercado ante una mayor exigencia en los ratios de capital por parte de la Comisión Europea. Las dudas también se trasladaron al euro, que se vendió por 1.37 dólares.

Los números rojos hicieron acto de presencia para quedarse en la renta variable española. Tanto fue así que el selectivo español despidió los 9.000 puntos que consiguió alcanzar ayer. Con pérdidas del 0.9%, el Ibex 35 marcó en los 8.943 puntos su último movimiento. Manuel Domínguez Blanco, director general de TechDivisas partner LMAX reconcoe que  "los 8.000 puntos son el nivel clave porque había una línea de tendencia muy clara y, aunque la haya traspasado a cierre mensual, ha aguantado”. “Ahora ha retrasado a los 9.000 y, hasta que no alcance los 9.600 no hablaríamos de una recuperación alcista”.

En el punto de mira, el sector financiero. Los bancos reaccionaron con caídas a las palabras de ayer de la Comisión Europea advirtiendo que las entidades tendrán que buscar una recapitalización privada antes de acudir al fondo europeo, las que pidan ayuda no podrán pagar dividendos y además plantearon elevar hasta el 9% - desde el 5% actual – el ratio de tier capital. Una medida que ha provocado el recelo de los expertos que consideran que “si se hace una quita de Grecia, los bancos tendrán que recapitalizarse para evitar el efecto contagio. Eso sí, si las exigencias de capital a la hora de pasar los test de estrés serán mayores para las entidades y no todas estarán a la altura”, reconoce Susana Felpeto, analista de Atlas Capital.

Con estas interpretaciones, no extraña que haya sido BBVA uno de los valores más perjudicados de la sesión. Pérdidas de más del 3% que dejaron sus títulos en los 6.50 euros. A pocos pasos Bankinter, descontó un 2.25% de su cotización, que cerró en los 4.44 euros la sesión. Caixabank, con pérdidas del 1.94% y Banco Sabadell con caídas del 1.91%, cerraron la sesión en los 3.43 euros y 2.67 euros, respectivamente. Por debajo, Banco Santander. La entidad que preside Emilio Botín dejó la sesión en los 6.30 euros, después de haber sufrido una penalización del 1.82%.

Unas caídas de las que tampoco pudieron librarse los pesos pesados. Telefónica descontó un 0.9% de su cotización ,hasta los 15.15 euros, mientras que Repsol perdió un 1.25% y vendió sus acciones por 21.68 euros. Iberdrola retrocedió algo menos de medio punto porcentual, con lo que los 5.32 euros fue su último movimiento.

En positivo, Inditex se convirtió en líder de la sesión con ganancias de más del 2%. Sus títulos en los 67.30 euros. Red Eléctrica, IAG y Ferrovial consiguieron elevar en algo más del 1.9% el precio de sus cotizaciones, que cerraron en los 35.06 euros, 1.92 euros y 9.60 euros, respectivamente.

Banca Europea en jaque
Los bancos europeos tampoco supieron reaccionar de manera positiva a las palabras del presidente de la Comisión Europea. Una tensión que volvió a acentuarse cuando Fitch bajó el rating a algunas de las entidades británicas, como RBS, Lloyds o Barclays. Entidades que perdieron más del 6% en la sesión. Y es que el punto negativo de la recapitalización llegó de la mano de un informe de Credit Suisse advirtiendo de que si se eleva el ratio de capital “sólo serían 66 entidades las que conseguirían pasar los test de estrés mientras que 50 se quedarían en el camino.