'Ais, lo que hacen las palabras...'. El Banco Central Europeo ha vuelto a obrar y, en este lunes, en sentido contrario o como lo hizo hace un mes atrás. No se está estudiando ninguna fórmula que limite la rentabilidad exigida a los países de la eurozona, tal y como apuntaba el diario germano Der Spiegel, y de ahí la decepción del mercado. El Ibex 35 se dio la vuelta para renunciar a los 7.600 puntos y cambiarlos por jugarse los 7.400. La banca es la gran protagonista de la zona roja del selectivo y Bankia, nuevamente, una de sus aristas. 

Para qué variar cuando la monotonía llegó. La entidad intervenida Bankiase coloca a la cola del selectivo con unas pérdidas abultadas del 6% habiendo perdido la cota del 1,40. Acto seguido hace su aparición la banca con los medianos como Caixabank cediendo del orden del 3,5%, mientras que los grandes, aunque con pérdidas más moderadas pesan -y de qué manera- en nuestro selectivo. Santanderpierde un 1,36% y BBVAretrocede otro 2,15%.

Detrás se encuentra la negaciación máxima desde Bruselas. El Banco Central Europeo ha mostrado incluso su malestar por la especulación sobre las medidas que podría tomar para frenar la crisis de deuda en la zona euro. La institución monetaria ha salido al paso de una información de la revista 'Der Spiegel' en la que se aseguraba que el BCE está estudiando poner límites a la rentabilidad de la deuda soberana y nada más lejos de la realidad.

Para colmo, a España le crecen los enanos también en casa. Dos economistas de reconocido prestigio, Jesús Fernández-Villaverde y Luis Garicano, ambos catedráticos de Economía, aseguran que las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy van “camino a ninguna parte” y lo han hecho en un artículo escrito en el británico Financial Times. Desde Wall Street, Catherine Boil se hace eco para la CNBC de las palabras de Carl Weinberg, economista jefe de High Frequency Economics, que aseguraba en una nota que “el sector financiero de Eurolandia y sus vulnerabilidades siguen sin haber sido localizadas a pesar del mes de remisión” por el que hemos atravesado. Así que “abróchense los cinturones”, afirma, porque vienen curvas desde el viejo continente.

Así las cosas, el Ibex 35 cierra con una caída del 1,21% hasta los 7.469 puntos y  las pérdidas se extienden por Europa pese a que sobra decir que lo hacen con mayor virulencia sobre los parqués de Madrid y Milán. El FTSE MIB cierra a la baja un 1,5%, mientras que DAX y Cac 40 caen, pero de forma moderada, en el entorno del 0,25%. El par euro/dólar, falto de nuevas informaciones, se mantiene al cambio en los 1,23.



La cuestión es que, con el Ibex 35 dado la vuelta, los grandes valores marcan el ritmo de las pérdidas y Repsol parece hacerlo con especial incidencia las últimas semanas. No importa que el precio del crudo se haya disparado -el oil Texas cotiza ya por encima de los 97 dólares el barril- puesto que el valor se desploma otro % al cierre de hoy.

De los blue chips restantes, Inditex pierde un 0,96%, mientras Telefónica se deja otro 0,61%.

El lado verde de la tabla vienen encabezado por las constructoras de la mano de ACS que suma más del 1,6%, solo por detrás de Abengoa (+4%) y Mapfre con ganancias tímidas del punto porcentual. Por cierto que entre la banca mediana, el Banco Sabadell se cuela del lado de las ganancias. (+1,7%)