El selectivo español abre con muchas ddudas después de que la Fed ayer manifestara su preocupación por la economía europea y a la espera de la subasta de deuda alemana e italiana. El Ibex 35 sube un ligero 0,11% hasta los 8.337 puntos. Ni la caída de la inflación, ni los buenos resultados de Inditex le dan fuelle. En el mercado de divisas, el euro cae con fuerza hasta los 1,30 dólares y, en el de materias primas, el Brent cede a los 109,11 dólares.


El Ibex 35 no encuentra motivos suficientes para remontar, a pesar de que, justo en la apertura, se haya conocido que la inflación cayó al 2,9% en tasa interanual en noviembre. Además, antes de la campanada de inicio de sesión Inditex ha presentado unas cuentas por encima de lo previsto. La textil gallega ganó 1.302 millones de euros en los nueve primeros meses de su año fiscal, el 10 % más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Estos envidiables números son cotizados con una subida del 1,8%.

Sin embargo, los avances más amplios son para Mapfre (3,45%), después de que la agencia de calificación Fitch haya reafirmado su calificación en A-, aunque haya bajado la perspectiva a negativa desde estable. A-. En cambio, al otro lado, Bankia cae un 1,29% después de que haya anunciado la creación de un ‘banco malo’ para aligerar su cartera de activos tóxicos inmobiliarios.

En el grupo de los blue chips, BBVA sube un 0,18% y Santander un 0,04% (hoy inicia el periodo de recompra de participaciones preferentes), mientras que Iberdrola cede un 0,44%, Telefónica un 0,30% y Repsol un 0,42%.

En el Mercado Continuo…
La protagonista de la sesión es Antena 3, que sube un 3,21%, mientras que el mercado espera que anuncie su fusión inminente con la cadena de televisión La Sexta.

Pero es Vértice 360 la compañía que más sube, un 9,13%, mientras que la parte baja es ocupada por Inypsa (7,62%).

Más allá de la renta variable…
La prima de riesgo del bono español a 10 años comenzaba la sesión en 368 puntos básicos, sin cambios respecto al cierre de ayer.

Hoy los inversores estarán especialmente pendientes de la subasta de bonos a 2 años que llevará a cabo Alemania, y de la de deuda a 5 años de Italia.