El Ibex 35 cerró la semana sin conseguir mantener los 8.300 puntos. Una penalización del 0.3% en la última sesión que le llevó a los 8.282 puntos. Una penalización que se amplía hasta el 3.2% si se toma como referencia el cierre del pasado viernes. En el punto de mira, nuevamente Grecia tras ser rebajada por Fitch a default selectivo a pesar de conseguir llegar a un acuerdo sobre la quita con los acreedores y el sector energético, que actuó como cara y cruz de la sesión. En el mercado de divisas, el euro-dólar se movió a favor del billete verde. El par, en las 1.31 unidades.
El Ibex 35 pone punto y final a una semana en la que ha visitado los mínimos anuales – el pasado 7 de febrero –con una penalización del 3.2% desde el cierre del pasado viernes. En la última sesión de la semana, el selectivo español terminó con una penalización del 0.30% que le llevaron a los 8.282 puntos. Del resto de plazas europeas, algo más de optimismo. El Eurostoxx se animó con un 0.3% de revalorización, el FT-100 superó el medio punto porcentual en tanto que el CAC-40 cerró en torno a los 3497 puntos la sesión.

En el punto de mira, nuevamente Grecia. Y es que Fitch ha rebajado la nota sobre la economía a “default selectivo” después de haber conseguido evitar una quiebra descontrolada, al conseguir un apoyo mayoritario a la mayor reestructuración de deuda soberana de la historia. Inversores que controlan un 85.8% de los bonos registrados bajo las leyes helenas, han dado el visto bueno al plan de canje. Algo que permite activar las Claúsulas de Acción Colectiva (CAC) por el que se forzará al resto de tenedores de este tipo de bonos a aceptar esta operación. El éxito del canje allana el camino para que Atenas consiga un segundo rescate por 130.000 millones de euros, acordado con la UE y el Fondo Monetario Internacional el mes pasado.

Sector energético, cara y cruz de la sesión

Gamesa fue el líder de la última sesión de la semana. Lo hizo tras anunciar un acuerdo para la venta de cuatro parques eólicos en estados Unidos, en una operación valorada en 700 millones de euros. Una noticia que provocó la suspensión de la compañía en bolsa durante la mañana pero que también le llevó a sumar un 9.7% al cierre de la sesión, hasta los 2.50 euros. Una revalorización que coincidió en el día en que la Comisión Nacional de la Energía publicó un informe sobre el déficit de tarifa que lastro las cotizaciones del resto del sector. De hecho, Red Eléctrica perdió un 4.9% y marcó en los 36.03 euros su último precio. A pocos pasos, Enagás que, a un ritmo del 3.02%, el lunes comenzará a cotizar desde los 14.60 euros.

Entre los pesos pesados, pesimismo. Santander sufrió una caída del 0.87% hasta los 6.12 euros. BBVA recortó un 0.9% y vendió sus acciones por 6.46 euros en tanto que Telefónica descontó un 0.32% de su cotización, que cerró en los 12.54 euros. Repsol perdió un 0.6% y marcó en los 19.55 euros su último precio. Iberdrola por su parte perdió algo más del 0.1%, con lo que el próximo lunes comenzará en los 4.36 euros la sesión.

Entre los positivos de la sesión, Banco Sabadell avanzó más del 6.37% - hasta los 2.15 euros – Abengoa sumó un 4.3% a sus títulos en tanto que FCC elevó en más del 3% el precio de sus acciones, que cerraron en los 14.67 euros la sesión.