El Ibex-35 cerró el miércoles con una subida superior al uno por ciento y por primera vez en la historia por encima de los 14.500 puntos apoyado en las energéticas, gracias a los movimientos corporativos, y a la fortaleza de los dos grandes tras una subida de recomendación.
El Ibex-35 cerró el miércoles con una subida superior al uno por ciento y por primera vez en la historia por encima de los 14.500 puntos apoyado en las energéticas, gracias a los movimientos corporativos, y a la fortaleza de los dos grandes tras una subida de recomendación.