El Ibex comienza el día con retrocesos del 0,8 por ciento, con lo que baja hasta la cota de los 14.700 puntos en la apertura. El efecto que una crisis en el sector de las hipotecas basura pueda tener en la evolución de la economía estadounidense pesa sobre las bolsas y está detrás también del repunte del euro hasta máximos históricos -por encima de los 1,37 dólares- . El selectivo del contínuo despierta con una nueva noticia empresarial en el sector bancario -la compra por parte del Popular de TotalBank en EE.UU-, y con sólo 2 compañías en positivo: Abertis e Iberia.
Se imponen de forma clara las órdenes de venta y todo tiene que ver con el temor que ha suscitado el anuncio de la agencia de calificación financiera Standard and Poor's, en el sentido de que podría bajar la nota de más de 12.000 millones de dólares de deudas, en el sector de créditos hipotecarios a riesgo. Con ello, se han incrementado los temores a que los problemas de los préstamos “subprimes” -alto riesgo- se extiendan al resto del sistema financiero. De hecho los grandes bancos –BBVA y Santander- se dejan más de un 1 por ciento en los primeros compases del día, mientras que otros pesos pesados, como Telefónica – que prepara su defensa ante la multa impuesta por Bruselas por abuso de posición dominante en el mercado de ADSL- y Repsol se dejan en torno al 0,7 por ciento. Sin embargo es Sacyr Vallehermoso la que lidera las caídas del Ibex, al ceder un 2,33 por ciento.