El selectivo español amplía las pérdidas en la media sesión, hasta perder los 9.700 puntos. El resto de principales bolsas europeas también retroceden, salvo Londres tras conocerse el dato de inflación en Reino Unido, mientras que los futuros de Wall Street registran descensos. El euro sigue fortaleciéndose, mientras que el petróleo se mantiene por debajo de los 63 dólares por barril.

El Ibex 35 baja un 0,90%, hasta los 9.683,50 puntos en la media sesión. “El índice español cotiza por debajo del soporte S1 de los puntos pivote localizado en 9.726,6 puntos y localizamos el siguiente soporte S2 en 9.635,4 puntos2, explica Sergio Ávila, analista de IG.

Las ganancias del selectivo español las lidera Arcelormittal, que sube un 1,01%, después de haber presentado una oferta para adquirir la acerera quebrada Indian Essar Steel.

La segunda mayor subida es la deIAG. Ayer se conoció que el holding de aerolíneas invertirá en start ups para potenciar a nuevos emprendedores y revolucionar la industria aérea. “Las acciones se mantienen por encima de su nivel de resistencia R1 de los puntos pivote de 6,845 euros. El punto pivote se localiza en 6,78 euros y el siguiente nivel de resistencia R2 está en 6,90 euros”, explica Ávila.

El farolillo rojo del Ibex 35 es ACS, que pierde un 1,60%, por delante de Grifols y de Indra, que retroceden un 1,57% y un 1,35%, respectivamente.

Aunque en la sesión de hoy destaca el descenso de Telefónica, del 1,30%, hasta los 7,49 euros por acción. Hoy se ha conocido que la compañía debe tomar la decisión si invertir o no en Mexico, país que va a subastar 120MHz de espectro de banda para futuros usos de telefonía 4G y 5G.

Entre los blue chips del Ibex, el Banco Santander pierde un 1,09%, BBVA, un 1,14%, Repsol, un 0,21%, eIberdrola, un 0,92%.

Asimismo, todos los bancos del Ibex 35 registran pérdidas salvo Bankia, que sube un 0,08%. Así, Banco Sabadell baja un 0,55%; Bankinter, un 0,38% y CaixaBank, un 0,98%.

En el Mercado Continuo, la mayor subida es de la de Vértice 360, que avanza un 15,86%, al tiempo que el mayor descenso es el deBorges, que retrocede un 4,27%.

La prima de riesgo de España se eleva hasta los 77,0 puntos básicos, mientras que el interés exigido al bono español a 10 años sube al 1,497%.

El Tesoro español ha colocado letras por importe de 4.005 millones de euros, en línea con el objetivo de colocación y a unos tipos negativos más bajos que los de la anterior subasta de enero. A 6 meses, el Tesoro ha colocado 575 millones con un tipo marginal del -0,470% (-0,454% anterior) A 12 meses, se han adjudicado  3.430 millones, con un tipo marginal del -0,415% (-0,396% anterior) El objetivo era colocar entre 3.500 y 4.500 millones de euros.

La principal referencia para las bolsa europeas era la publicación de la inflación de Reino Unido, que se mantuvo en enero inesperadamente cerca de su nivel más alto en casi seis años, poniendo de relieve el desafío al que se enfrentará el Banco de Inglaterra en su intento de que el alza de precios vuelva a su objetivo en los próximos dos años.

En concreto, el IPC de Reino Unido se mantuvo en enero en el 3%, sin cambios desde el mes anterior, tras alcanzar en noviembre el 3,1%, su máximo desde marzo de 2012.

En la media sesión, entre las principales bolsas europeas solo Londres registra ganancias, al subir un 0,02%. Fráncfort baja un 0,375; París, un 0,34%, y Milán, un 0,78%. El Euro Stoxx 50 baja un 0,78%.

El analista de CMC Markets UK, David Madden, explica que “las acciones permanecen en rojo esta mañana, ya que los operadores están en modo riesgo. Los mercados de valores están devolviendo algunas de las ganancias de ayer y los activos tradicionales de refugio seguro como el oro y los bonos están en demanda. Los recuerdos de la reciente corrección todavía están frescos en la mente de los operadores y algunos inversores están molestos porque todavía no estamos fuera de peligro”.

En la media sesión, el euro sigue avanzando frente al dólar y se intercambia a 1,234 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent sube un 0,02%, hasta los 62,88 dólares, mientras que el West Texas estadounidense cede un 0,08%, hasta los 59,26 dólares por barril.