Ni presupuestos generales del estado ni cortafuegos europeo ni siquiera la Semana Santa consigue evitar los números rojos del Ibex35. Las posiciones bajistas vuelven a vencer en el selectivo español. Una penalización del 1.3% que no sólo le hace despedir los 8.000 puntos sino que le hacen  dudar sobre los 7.900 puntos. Los expertos advierten: en caso de aguantar el soporte de los 7800 puntos, será una señal de compra de medio plazo.
El mercado español sigue acumulando posiciones vendedoras. Si durante el mes de marzo terminó siendo el índice más bajista…este mes de abril no comienza con un mejor tono. De hecho, el Ibex 35 cotiza con pérdidas del 1.3% que le llevan a cotizar en los 7.899 puntos. Ahora, dicen los expertos, llega el momento clave. Pues si el selectivo español consigue recuperar “o al menos moverse entre os 8.000-8.100 puntos dará algo más de tranquilidad al índice”, reconoce Jesús Bermejo, director de análisis de Hanseatic Brokerhouse.

Si se aguantan los soportes, hay que comprar

Algo que por el momento no tiene visos de ocurrir pues la estructura “bajista le puede llevar a la zona de 7.762 puntos, zona que podría servir de soporte y, en caso de perder, le llevará al nivel de septiembre de 2011, en los 7500 puntos”, reconoce Miguel Méndez, director de Big Deal Capital.





Y en este nivel, ¿qué hacer? ¿Comprar o dejar que vea niveles inferiores? Luis Francisco Ruiz, analista de www. estrategiasdeinversion.com reconoce que la zona de 7.858/7.778 puntos debería actuar como soporte por lo que “es un lugar interesante para comprar o mantener posiciones largas pensando en una continuidad del movimiento lateral de largo plazo”. De hecho, la cartera premium mantiene un 60% de exposición a renta variable.  Los stops para las posiciones que se tomen deberían situarse en 7.505 puntos.

Además este experto reconoce que el movimiento de hoy es interesante porque “el viernes los recortes se destinaron a proteger el soberano. Me explico, los recortes van a hacer mella en los beneficios empresariales. Hoy los bonos españoles  suben y la Renta variable española cae, con esto se comienza a recuperar la correlación básica entre los dos activos, uno refugio (los bonos) y el otro riesgo (la renta variable)” Y prosigue, dentro de lo malo “que no asistamos a caídas simultáneas de bonos y renta variable en España es una gran noticia porque el mercado comienza a discriminar entre activos y no dan a todo lo que huele a España”.