El selectivo español abre con subidas que lo colocan por encima de los 8.200 puntos. Repuntes destacados en algunos blue chips, como Inditex o Banco Santander. En concreto, el Ibex 35 avanza un 1,04% hasta los 8.264 puntos, pendiente, además, del resultado de las elecciones presidenciales italianas de las que se espera que salga como vencedor una coalición de centroizquierda -mediante pacto entre Pier Luigi Bersani y Mario Monti-, aliviando las últimas asperezas levantadas por Silvio Berlusconi. En el mercado de deuda, la prima de riesgo se sitúa en los 356 puntos básicos y, en el de divisas, el euro-dólar sube a 1,3226 dólares.


El Ibex 35 comienza la semana con alegría. Registra subidas en torno a un punto porcentual que lo colocan por encima de los 8.200 puntos. Entre los valores que más tiran del carro encontramos a dos blue chips: Inditex y Santander, que suben respectivos 1,61% y 1,51%. Estas subidas sólo son superadas por las de Sacyr, que rebota un 2,70% después de cerrar la semana pasada como el valor más penalizado del Ibex 35.

En negativo sólo observamos un valor, IAG (0,99%) después de que desde la compañía hayan mostrado su intención de rechazar cualquier acuerdo en Iberia que "hipoteque" su capacidad de gestión en la compañía como fruto de la mediación en el conflicto abierto entre la dirección y sindicatos.

En el grupo de los blue chips, Telefónica sube un 1,03%, Repsol un 1,29%, Iberdrola un 1,18% y BBVA un 1,02%. Con respecto a Iberdrola, mencionar que ha adquirido un total de 16,21 millones de acciones propias, equivalentes al 0,25% de su capital, por un importe total de 60,45 millones de euros entre los días 14 y 22 de febrero.

En el Mercado Continuo…
Inmobiliaria Colonial
se dispara un 12,67% al calor de las noticias que apuntan a que el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, estaría interesado en adquirir los activos sanos de inmobiliaria.
También avances destacados en Quabit, que se dispara un 10%.

En cambio, en el lado contrario La Seda de Barcelona se desploma un 9,16%, mientras camina por la delgada línea del default si no consigue refinanciar 230 millones de deuda.