El secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet, ha asegurado que el Gobierno "no estaba al corriente" de las dificultades que atravesaba EADS cuando dirigentes del grupo europeo procedieron a ventas masivas de títulos antes de que se anunciara públicamente la crisis en junio de 2006. También ha insistido en que si se confirman las sospechas de uso de información privilegiada por parte de los dirigentes que entonces vendieron sus títulos de EADS antes de que se comunicaran a los mercados los problemas derivados del retraso en el programa del avión gigante A380, sería "extremadamente grave".