La canciller alemana, Angela Merkel, ha insistido en que el Gobierno federal no acordará posibles ayudas a la empresa automovilística Opel hasta que su casa matriz, la estadounidense General Motors, no tome decisiones que aclaren el futuro del fabricante alemán y europeo. "Antes de que nosotros tomemos una decisión, debemos conocer las decisiones importantes en EEUU, como cual es el futuro de la casa matriz de Opel General Motors, que independencia puede dar GM a Opel o que sucederá con las patentes de Opel", explica Merkel en una entrevista que publica hoy el rotativo "Bild". Añade que "ayudaremos a empresas como Opel cuando nuestra ayudas aseguren un buen futuro a esas firmas y no se volatilicen sin llegar a tener efecto por el fracaso de la empresa en el mercado. Es decir, cuando el beneficio para toda la gente en Alemania sea mayor que el daño".