El consejero de Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, aseguró hoy en Zaragoza que "peleará" para que, si finalmente la multinacional Magna se hace con el control de Opel Europa, "reestudie y considere" el plan de producción anunciado para la planta española, ubicada en la localidad zaragozana de Figueruelas.  De ser Magna el inversor definitivo para la filial europea de General Motors (GM), en Figueruelas se pasarían a producir 320.000 unidades anuales, lo que supone 130.000 menos de su capacidad actual y podría conllevar el despido de alrededor de 1.600 empleados, de los 7.500 actuales.