El Gobierno de Angela Merkel aprobó hoy una serie de medidas para poner coto a los excesivos salarios y bonificaciones de algunos ejecutivos, uno de los motivos que condujeron al descalabro del sistema financiero mundial. El Consejo de Ministros acordó que en el futuro los altos ejecutivos deberán mantener las opciones de acciones de su empresa al menos cuatro años en lugar de los dos que rigen en la actualidad. El objetivo de esta medida es lograr que los altos directivos se sientan más motivados para lograr que su empresa sea beneficiosa a largo plazo y no tanto a corto plazo, como ha ocurrido en el contexto de la crisis. Las opciones de acciones forman a menudo parte de la remuneración de los altos ejecutivos.