El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado al 1,6 % su proyección de crecimiento para la Eurozona en 2011.

Anteriormente el FMI proyectaba una expansión económica de la eurozona del 2,0 %. Ante esta merma de previsiones, el organismo recomienda a los Veintisiete una "rápida" ejecución de los acuerdos de la cumbre de julio para "lograr la confianza de los mercados".

La zona del euro "está lidiando con una renovada volatilidad en los mercados y con elevados riesgos para su estabilidad financiera", alerta el Fondo, al detallar que el "alto déficit público, una lenta producción y las crecientes tensiones en los mercados están pesando mucho en el crecimiento".

En su informe Perspectivas Económicas Mundiales difundido hoy, el organismo también baja su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de la Eurozona para 2012, al pasar del 1,7 % estimado en junio al 1,1 %.

Por países, el Fondo rebaja la previsión para España, que crecerá un 1,1% en 2012, frente a una previsión del 1,6% en julio. Alemania se contraerá hasta el 2,7 % este año y al 1,3 % en 2012, con disminuciones de cinco y siete décimas, respectivamente, frente a su estimación anterior. Francia, crecerá un 1,7 % este año, en lugar del 2,1 % previsto en junio, y un 1,4 % en 2012 (1,9 % en junio). El PIB de Italia aumentará un 0,6 % en 2011 y un 0,3 % en 2012, menos del 1 % y del 1,3 % pronosticado respectivamente hace tres meses.

"La respuesta de las autoridades a la crisis de la deuda determinará las proyecciones en el corto plazo para el continente", advierte el FMI. En especial "una rápida implementación" de los acuerdos alcanzados en la cumbre del Eurogrupo celebrada el pasado 21 julio en Bruselas "será clave para lograr la confianza de los mercados", añadió la entidad.