El fabricante sueco de vehículos 'súper-deportivos' Koenigsegg, apoyado por un grupo de inversores noruegos, comparará la firma Saab, en proceso de escisión de General Motors y declarada actualmente en suspensión de pagos. General Motors tiene previsto anunciar la elección de Koenigsegg como negociador exclusivo para la venta de Saab, según una información publicada por 'Financial Times', que añade que la transacción se cerrará a principios de verano. De esta forma, la multinacional estadounidense completa la venta de tres de las cuatro marcas de las que prevé deshacerse en el marco de su plan de reestructuración, tras la adquisición de Hummer por la china Tengzhong y de Saturn por el grupo Peske Automotive.