El ex primer ministro belga, Yves Leterme, comparecerá hoy ante la comisión parlamentaria que investiga el proceso de división y venta del grupo Fortis para esclarecer si se produjo una correcta separación de poderes. El democristiano flamenco y todos los miembros del Gobierno que lideraba dimitieron en bloque el pasado mes de diciembre a raíz de las acusaciones de haber intentado influir en la decisión de un tribunal de apelación sobre el caso Fortis, la que fuera la principal entidad bancaria y de seguros de Bélgica.
Tras la intervención de Leterme, está previsto que asistan el ex ministro de Justicia, Jo Vandeurzen, y el titular de Finanzas, Didier Reynders.

El encuentro no albergará, tal y como había solicitado la oposición, careos entre los testigos cuyas declaraciones ha considerado divergentes.

La comisión escuchará también hoy las declaraciones del ex presidente de Fortis, Maurice Lippens, de representantes de los servicios de auditoría de la entidad, Jean-Pierre Bostoen y Frans Macken, del ex presidente ejecutivo, Herman Verwilst, del actual presidente ejecutivo, Karel De Boeck y del presidente, Filip Dierckx.

Esta reunión se produce después de que este sábado el Gobierno belga, BNP Paribas y Fortis cerraran un nuevo acuerdo para la entrada de la entidad francesa en el grupo.

El nuevo pacto establece que el Estado belga aportará a BNP el 75 por ciento de la división de las actividades bancarias de Fortis en Bélgica (Fortis Banca) y conservará el 25 por ciento restante.

Este reparto es similar al rechazado por los accionistas en febrero, pero las partes confían en que la asamblea general -que votará al respecto en abril- pueda aceptarlo gracias a las modificaciones en otros apartados.