No ajenos a los vaivenes en las bolsas a nivel internacional, aunque manteniendo el optimismo, Barclays asegura que el principal indicador bursátil europeo, el Eurostoxx 50, alcanzará los 2.620 puntos de cara a final de año, lo que supone un 17% de revalorización desde su nivel actual. 

En su informe, justifican el recorte en este precio objetivo en las menores previsiones de beneficios barajadas para las empresas europeas. "En un escenario económico de débil crecimiento (por debajo del 1% en el PIB de la eurozona en 2012 y del 3,5% en el PIB mundial), el crecimiento de las ventas se ralentizaría claramente".

Para aprovechar el potencial alcista que presentan en su opinión las bolsas europeas, los analistas de Barclays proponen elevar su apuesta por las empresas de telecomunicaciones.

Elevan al sector desde 'infraponderar' hasta 'sobreponderar', al considerar que los cambios regulatorios, tecnológicos y competitivos que provocaron una anterior rebaja están ya descontados en su cotización actual. Además, el banco británico espera un repunte en sus rentabilidades por dividendo.