El Euríbor, indicador al que se referencian la mayoría de las hipotecas en España, cerró hoy junio en el 1,610%, el nivel mensual más bajo de sus diez años de historia, y abaratará las hipotecas en 310 euros al mes y de más de 3.750 euros al año. Su última tasa diaria del 1,504% también es su mínimo histórico. El indicador suma ya ocho meses consecutivos de caídas y recorta ligeramente la tasa de mayo, mes en el que cerró en el 1,644%. Si se compara con el mes de junio de 2008, el Euríbor ha caído casi cuatro puntos porcentuales (3,751 puntos).
La caída del Euríbor no es suficiente para animar el mercado inmobiliario, ya que los consumidores aguardan a una mayor corrección del precio de la vivienda y a que se despeje la incertidumbre sobre la marcha de la economía, tal y como ponen de manifiesto los últimos datos del INE.

Los precios de la vivienda libre profundizaron su caída en el primer trimestre del año, al reducirse un 7,6% en tasa interanual, frente a la disminución del 5,4% lograda en el cuarto trimestre de 2008 y a la bajada del 3% experimentada en el tercer trimestre del año pasado.

Sin embargo, los expertos consultados por Europa Press apuntan que el descenso del Euríbor pone de manifiesto la creciente confianza de los bancos en el sistema financiero y podría interpretarse como una tímida señal de recuperación de éste, escenario que suele anticipar la reactivación económica.

El descenso del Euríbor no sólo reduce el riesgo de que los hipotecados no puedan hacer frente a la letra mensual y se conviertan en morosos, lastrando la actividad de las entidades financieras, sino que engorda la renta disponible de las familias y podría animar el gasto en productos de consumo.

Los analistas no prevén una bajada del Euríbor basada en el descenso de los tipos oficiales de interés ahora en el 1%, sino que sostienen sus pronósticos en las medidas del Banco Central Europeo para fomentar la liquidez, como la disposición ilimitada a los bancos por doce meses al 1% o la compra de cédulas.

Así, apuntan a la posibilidad de alguna bajada más del indicador, hasta romper el suelo del 1,4%, si las medidas del instituto emisor europeo surten el efecto esperado y contribuyen a avanzar en la normalidad de los mercados financieros, condición indispensable para la recuperación económica.

Si el Euríbor logra mantenerse lo que queda de año por debajo de la horquilla del 2%, tal y como pronostican los expertos, el descenso de las cuotas hipotecarias supondrá un ahorro de 20.000 millones de euros para las familias en términos agregados a final de año, según las previsiones de la Asociación Hipotecaria Española (AHE).