El Euribor, el indicador que más se utiliza en España para fijar el precio de las hipotecas, se situó en abril en el 4,82%, el nivel más alto de los últimos ocho años, lo que encarecerá las hipotecas en cerca de 577 euros al año. En enero de 2008, el Euribor cerró en el 4,498%; en febrero perdió una décima y media más y terminó en el 4,349%, y en marzo cerró en el 4,590% y acabó con dos meses consecutivos de descensos, según los datos confirmados por el Banco de España. Este repunte del indicador, que deberá ser confirmado por el regulador español a mediados de mayo, implica un subida de la cuota a las hipotecas con revisión anual de aproximadamente 600 euros al año.