El escándalo por el caso de espionaje en el seno del Deutsche Bank podría ser mayor de lo reconocido en la investigación interna llevada a cabo por el propio banco alemán, que admitió cuatro casos de vulneración de la privacidad, según señaló al diario 'The Wall Street Journal' el investigador privado, Bernd Bühner, que trabajó para la entidad y que afirmó que el mayor banco de Alemania pretendía espiar a una veintena de personas, incluyendo inversores. Las afirmaciones de Bühner ponen en entredicho los hechos reconocidos por la investigación interna de Deutsche Bank, que reconoció la existencia de cuatro casos en los que se había vulnerado la privacidad de personas, pero que subrayaba el carácter limitado de estos incidentes.