Los ministros de Economía de la Eurozona han autorizado a 11 países (España, Francia, Alemania, Italia, Portugal, Grecia, Eslovenia, Austria, Bélgica, Estonia y Eslovaquia) a poner en marcha una tasa a las transacciones financieras, la llamada 'Tasa Tobin'.


Sólo Reino Unido, República Checa, Malta y Luxemburgo se han abstenido en la votación para poner en marcha esta cooperación reforzada, según fuentes europeas.

Según la propuesta original de la Comisión, que cubría a los 27 Estados miembros, la tasa gravará con un mínimo de un 0,1% las transacciones de todo tipo de instrumentos financieros, excepto los derivados a los que se les aplicaría un 0,01%. Ello permitiría recaudar 55.000Mn€ al año, según los cálculos de Bruselas.

Desde Ahorro Corporación valoran que "una vez que el Ecofin ha dado su visto bueno a la cooperación reforzada, el Ejecutivo comunitario presentará su propuesta final sobre la tasa, que deberá ser aprobada por unanimidad por los participantes. Según el calendario previsto, podría entrar en vigor en 2014. Es una mala noticia para BME, dado que esta medida podría tener un impacto negativo en volúmenes. Cada 5% de caída en volúmenes negociados tiene un impacto de -0,65€/acción sobre nuestra valoración. En el caso de Francia, se estima que la medida podría haber reducido los volúmenes en un 15%, aunque de aprobarse finalmente de forma conjunta en estos 11 países esperamos un impacto menor".