La divisa estadounidense no sólo vuelve a ceder el nivel de 1,50 frente al euro. El dólar cae por debajo de los 88 yenes, para situarse en mínimos de los últimos diez meses frente a la moneda japonesa.