El déficit por cuenta corriente de la eurozona se redujo en marzo por cuarto mes consecutivo, y la balanza de ingresos logró un pequeño superávit por primera vez en más de un año, según datos publicados el martes. El déficit por cuenta corriente alcanzó los 6.500 millones, frente al déficit revisado de 7.800 millones de febrero, de acuerdo con los datos del Banco Central Europeo. Los déficit de bienes y transferencias corrientes aumentaron, mientras que las balanzas de servicios e ingresos registraron un ligero superávit en el tercer mes del año, según el BCE.