El precio del barril de la OPEP saltó el jueves hasta la marca sicológica de los 50 dólares, después de ganar 2,82 dólares (un 6 por ciento) respecto a la jornada anterior, informó hoy en Viena el cartel energético. Esa subida fue la reacción a la decisión tomada por la cumbre del G20, en la que participan las principales potencias económicas del mundo, de aportar un billón de dólares para reforzar la labor del Fondo Monetario Internacional (FMI) e incentivar el comercio internacional. Los mercados petroleros acogieron con entusiasmo esa estrategia para reactivar la economía mundial y los crudos de referencia en Estados Unidos y Europa ganaron un 8,8 y 8,9 por ciento, respectivamente.