El futuro del barril de Texas escala un 1,83% en la sesión hasta situarse en los 72,8 dólares, su mayor precio de los últimos ocho meses. La subida, la mayor experimentada en un trimestre desde 1990, se debe a la depreciación del dólar y a los ataques a oleoductos en Nigeria.