Una semana relativamente tranquila en los mercados, tras recibir los activos de riesgo un empujón de unos datos económicos más fuertes de lo esperado en China, Australia y Japón.  Al volver el apetito de riesgo, el dólar retrocedió algo desde sus recientes ganancias. La venta de deuda por parte de España e Italia se ha recibido bien, llevando a un estrechamiento de los diferenciales respecto de los bonos del gobierno alemán.
Aunque esto no ha sido suficiente para llevar al euro por encima del importante nivel de 1,2150 frente al dólar, lo que indica que siguen los nervios respecto de la situación de la deuda soberana y la preocupación de que pudiera extenderse hacia el este.

El índice CRB de Reuters Jefferies tuvo una buena semana, con una subida del 2,8 por ciento, pero sigue estancado en un rango entre 247 y 259. Las materias primas perecederas como el azúcar y el café subieron más de un siete por ciento, mientras que se han visto ganancias generalizadas en todos los demás sectores. El gas natural alcanzó su objetivo de subida inicial en 5,00, antes de lanzarse a la obtención de ganancias, perdiendo un uno por ciento durante la semana.

El crudo WTI subió un 3,5 por ciento durante la semana, con los compradores volviendo, al perder el dólar su suelo. El movimiento por encima de 75,80 resultó breve y la cotización en rango sigue siendo la estrategia favorecida hasta que se clarifique más la demanda y se vea más clara la dirección del dólar. Las ventas minoristas en EE.UU. se publicaron con más debilidad de lo esperado, sometiendo al sector energético a cierta presión de venta durante la semana, al persistir la preocupación sobre una recesión de caída doble.

Técnicamente, el crudo WTI para el suministro de julio aún no ha logrado romper ningún nivel significativo al alza. Conviene prestar atención al cierre por encima de 75,80, que sería una señal de fuerza renovada hacia el nivel de 78,50. El soporte se sitúa en 72,75, seguido de 69,50.


El oro repuntó hasta un nuevo récord en 1.252, pero la resistencia aguantó y le siguió la obtención de ganancias. La titularidad total de ETF de oro sigue aumentando a un nivel increíble, alcanzando 65,4 millones o más de 2,00 toneladas.

Warren Buffet suscribió esta semana la descripción del oro de George Soros como una situación de burbuja. Soros, quien se sitúa en posiciones largas en el oro, al contrario que Buffet, llamó en enero al oro “la burbuja del último activo”. Al mismo tiempo, declaró que era fantástico subirse a una burbuja, ya que aunque no sea la mejor situación, cuando esta estalla se puede ganar mucho dinero con ella.

Si bien es cierto que la actual situación se puede calificar como burbuja, también conviene fijarse en las características de una burbuja típica de mercado alcista. El techo de una burbuja suele venir marcado por una oleada final que explota al alza. Teniendo en cuenta que el oro “solo” ha subido un 12 por ciento en lo que va año, aún cabe esperar algún movimiento. Mientras tanto, las posiciones largas débiles pueden optar por salir en un movimiento por debajo de 1.195, mientras que el inversor a largo plazo probablemente se mantendrá en su inversión por encima del soporte de la línea de tendencia a largo plazo en 1.145.


Somos cautos respecto de un mayor progreso en estos momentos, dado el extraordinario volumen de fondos invertidos en oro, especialmente a través del ETF mencionado. Ir en contra de la tendencia en esta coyuntura probablemente sea prematuro, pero los inversores deberían tener un nivel de salida definido, en caso de que se produjera una venta masiva. La resistencia en 1.250 sigue firme, con un movimiento por encima señalando una extensión hacia la resistencia de la línea de tendencia en 1.375. Soporte en 1.195, seguido por 1.165 y 1.145.



El ratio oro/plata ha bajado últimamente desde 70 (precio oro / precio plata) hasta 67, lo que indica un mejor comportamiento relativo de la plata. Esta situación podría continuar a corto plazo puesto que la gráfica de la plata parece no haber alcanzado su máximo y contar con espacio para avanzar antes de situarse en el nivel de resistencia principal.

Finalmente, el precio del trigo encontró cierto soporte esta semana al mostrar los datos de la oferta y la demanda del mes hechos públicos por la USDA una bajada no prevista de las reservas de este año. El incremento de la producción de etanol, que se utiliza como sustituto de la gasolina, podría considerarse el factor único y principal que ha contribuido a dicha bajada. En la actualidad, el Congreso de EE.UU. ha establecido un límite del 10% en los niveles de concentración de etanol en gasolina si bien los productores de etanol han solicitado que se incremente dicho límite hasta el 12%.

Hasta ahora, el principal foco de atención ha sido la bajada de precios gracias a unas condiciones para el cultivo casi perfectas en el Medio Oeste de Estados Unidos. El contrato de futuro sobre el maíz para el suministro en diciembre en un momento dado mostró unas pérdidas anuales del 20% antes de encontrar soporte en 353, que se corresponde con el nivel alcanzado en la bajada de septiembre de 2009.

Este anuncio ofrece aún más soporte a la negociación de ratio maíz largo/trigo corto. Durante el mes pasado, el maíz superó al oro en un 10 por ciento y ahora que finalmente la cuestión del etanol ha causado un cierto impacto, parece en condiciones de mantener un mejor comportamiento relativo. La noticia de que Australia, cuarto exportador de trigo a escala mundial, se enfrenta a la posible amenaza de la peor plaga de langostas en más dos décadas supone una llamada a la cautela.




La resistencia del maíz de diciembre puede encontrarse en el nivel de 372 seguido de 392 y 400 mientras que el soporte se sitúa en 353.

Resumen de otras materias primas:

El café robusta, que se utiliza para café instantáneo y mezcla, experimentó un sólido repunte el jueves y el viernes ante las muestras de reducción del suministro procedente de Vietnam. Las exportaciones del mayor cultivador de esta variedad a escala mundial cayeron un 20% respecto de las cifras del año anterior con lo que las reservas europeas han bajado. El café arábica, que produce los granos de mayor calidad, originario de Brasil y que se negocia en Nueva York subió un 7 por ciento respaldado por las ganancias del 11 por ciento registradas por la variedad robusta.

Tras cotizar en el mes de marzo en niveles tan bajos como 1.282 dólares por tonelada métrica, el precio para septiembre de la variedad robusta alcanzó el viernes los 1.538 dólares ante la lucha de los operadores y de los hedgers por cubrir riesgos. Una vez que el mercado se estabilice, es probable que surjan nuevos vendedores dada la magnitud del último repunte y de los datos fundamentales a largo plazo, que apuntan a que el mercado cuenta con un buen suministro.

El cobre ha obtenido las primeras ganancias semanales aceptables desde que comenzase la venta masiva en el mes de abril. Un dólar más debilitado parece ser el principal factor que se esconde tras dicho movimiento, si bien las cifras de exportación chinas que han marcado la mayor subida en cinco años también han contribuido al sentimiento. Aunque esta semana hemos sido testigos de una aceleración del crecimiento en Asia, nos preocupa que China pise el freno más a fondo de lo que el mercado prevé en la actualidad. De materializarse dicha situación, podríamos ver cómo los metales base sufren a medida que nos adentremos en el tercer y cuarto trimestre. Vemos un riesgo de caída del cobre bastante considerable hacia finales de año, lo que conllevaría un repliegue de gran parte de las ganancias obtenidas desde el primer trimestre de 2009.