El coste de asegurar la deuda griega marcaba un nuevo máximo histórico al alcanzar los 700,4 puntos básicos, debido a las incertidumbres sobre la puesta en marcha del mecanismo de ayuda a Grecia aprobado el pasado mes de marzo por el Consejo Europeo, lo que también ha llevado los 'credit default swaps' (CDS) a su nivel más alto de la historia.